«

»

Ene 19

Un desayuno en Dubrovnik

La verdad es que si me llaman rigodón no es sólo por mis viajes de curro. Siempre que he tenido la oportunidad y el dinero me he ido por ahí a recorrer mundo. Tengo alergia al viaje organizado, primero porque me siento como una oveja pastoreada y luego porque te pierdes un montón de experiencias interesantes que si tienes viajando por libre. De esta manera, en verano de 2005 me recorrí Croacia en coche con mi pareja de entonces. Han pasado ya 20 años desde las guerras de independencia de la antigua Yugoslavia y ya van siendo un recuerdo lejano, pero hace 9 años estaban bastante frescas en la memoria. Y concretamente en Dubrovnik hay unos cuantos lugares que se encargan de recordar el sufrimiento de aquellos días. Si no lo sabéis, esta ciudad estuvio sitiada por tierra, mar y aire durante 6 meses entre 1991 y 1992. A día de hoy sigue siendo un misterio la auténtica motivación del sitio, porque el ejercito serbio contaba con fuerza suficiente para reducir la ciudad a cenizas.

En cualquier caso, nosotros dormimos en un “Bed & Breakfast” propiedad de la familia Bokun. Después de desayunar pensábamos irnos rapidito, pero aquella mañana, los miembros más jóvenes de la familia que lo regentaba tenían ganas de cháchara. Tenían que ser los 2 hermanos de veintitantos años porque sus padres no hablaban inglés. Primero nos relataron como Croacia, un país prácticamente en ruinas después de la guerra de independencia, se iba levantando gracias a la ayuda internacional y al dinero del turismo. “Nos falta mucho para ponernos al nivel del resto de Europa, pero a base de curro lo conseguiremos“, nos contaba Toni, el mayor. Después del típico intercambio de “¿como es la vida en vuestro país?”, la conversación se acabó girando hacia las guerras balcánicas de los 90 (supongo que era inevitable), y entró en su fase más emotiva.

Lo primero que hicieron los serbios al comenzar el asedio fue cortar el agua y la luz, y de pronto tuvimos que alumbrarnos con lámparas de aceite o gas e ir a buscar agua al pozo del convento de San Francisco, como habían hecho nuestros antepasados hace 100 años“. Hummm… unos 20 minutos andando… eso tenía que ser peligroso, pregunté yo. “Pues sí, al principio nosotros íbamos a por agua, a veces sin que lo supieran nuestros padres. Para mi hermana era una especie de juego y yo iba un poco en plan protector, como hermano mayor. Ten en cuenta que en 1991, ella tenía 10 años y yo 14. El caso es que tuvimos mucha suerte. En primer lugar porque un obús serbio nos podía haber volado en pedazos, y en 2º lugar estaban los francotiradores serbios. Esos hijos de puta no tenían ningún inconveniente en volar la cabeza a un niño. Pero sin embargo tuvimos mucha suerte y no nos pasó nada“. Y, vuestros padres, ¿que decían de todo esto?. “Pues al principio creo que tampoco eran muy conscientes del peligro, pero en cuanto pasaron unas pocas semanas, nos prohibieron ir a por agua y se encargaron de que no lo hiciéramos. Luego surgió la posibilidad de enviarnos a Alemania con mi tío, y mis padres no lo dudaron. Yo le dije a mi padre:’No, papá, yo quiero aguantar aquí contigo’, y él me contestó:’Me parece que no has entendido nada: Si los serbios entran en la ciudad, nos van a matar a todos: hombres, mujeres y niños, y yo quiero que quede alguien vivo con el apellido Bokun, así que vete a Alemania con tu tío’“. Teníais que verle contando esto con los ojos húmedos y la voz temblorosa 14 años después de que ocurriera. Me puso los pelos como escarpias…

Pero… a día de hoy Serbia está arruinada. ¿No es eso una garantía de paz para el futuro?, pregunté. “Cuando te gastas todo el dinero de un país en guerras contra tus vecinos es normal que te arruines. A mí me asusta el rollo ese de ‘La Gran Serbia’. Ya sabes, Serbia controlando Eslovenia, Macedonia, Croacia, Bosnia y Montenegro. Hay escritos de hace más de 150 años que ya hablaban de ello, y parece que no se les había ido de la cabeza. Realmente Yugoslavia fue la realización de ‘La Gran Serbia’. Y para el futuro mi esperanza es que a los serbios de la calle les dé por pensar: ‘Los paises ex-yugoslavos están mejor que nosotros económicamente. ¿No deberíamos dedicarnos a trabajar por nuestro bienestar en lugar de hacer una guerra tras otra? Claro, que tampoco es justo echarle toda la culpa a los serbios de los problemas de los Balcanes. Una vez que Croacia tuvo su independencia asegurada, el idiota que teníamos por presidente tuvo su propia visión de ‘La Gran Croacia’ y empeoró la guerra de Bosnia.

Ese idiota que tenían por presidente no era otro que Franjo Tudjman, primer presidente de la Croacia independiente, que murió de cáncer en 1999 y al que buena parte de su país considera un héroe. No pude evitar mirarle perplejo. “Pues sí“, siguió Toni. “Quiso utilizar a los bosnio-croatas para anexionarse Bosnia, o al menos parte de ella. Hombre, hay que reconocer que tiene algo de base histórica, porque Bosnia perteneció al Reino de Croacia hasta el siglo XII. Pero joder, es que han pasado casi 800 años… desde luego, por lo que a mí respecta, los croatas de Bosnia me parecen igual de incivilizados que el resto de los bosnios, así que yo no los quiero para nada“. Interesante, pensé yo. Los que para unos son héroes, para otros son asesinos o simplemente idiotas. “Y cuidado con Bosnia” terminó Toni. “Es un polvorín que puede volver a estallar en pocas décadas. En primer lugar porque están esperando a que se marchen las fuerzas internacionales para volver a matarse entre ellos, y en segundo lugar por el establecimiento de militantes de Al Qaeda en el país. Durante la guerra, los serbios tenían el apoyo de Rusia y los croatas lo teníamos de las potencias occidentales, especialmente de Alemania. Pero los musulmanes bosnios se sintieron solos, y cuando pidieron ayuda al mundo, imagínate quien acudió: los fanáticos que vinieron en defensa del Islam. La última vez que estuve en Sarajevo, no me gustó nada el ambiente que se respiraba por las calles: ví a varias mujeres tapadas de pies a cabeza como si fuera Arabia Saudí. Seguro que son bosnias casadas con ex-guerrilleros de Al Qaeda que se quedaron a vivir en Bosnia. Las mujeres bosnias no han ido tapadas en la vida. Me da miedo que a la vuelta de 50 años tengamos en el corazón de Europa un estado gobernado por integristas islámicos“.

9 años después de aquello, aún no he visitado Bosnia, y si buscáis un poco en Google, no es difícil encontrar algunas referencias, por ejemplo, a los problemas que tiene la comunidad gay de Sarajevo con los integristas islámicos. Parece que el país si se ha islamizado desde la guerra, pero no parece que Bosnia vaya a convertirse próximamente en Arabia Saudí. En fín, ya veremos si Toni tenía razón o no…

Share

2 comentarios

  1. Marta

    Interesante (y dura) conversación de desayuno. Creo que tienes mucha suerte de que tu trabajo y tus inquietudes te permitan conocer tantos sitios y conversar con la gente de a pie. Ya tienes a una fiel seguidora de tu blog :-).

    1. rigodon

      Muchas gracias guapa. Sí, me considero un tío muy afortunado por los motivos que dices. Son ya unas cuantas conversaciones interesantísimas con gente de la calle en viajes tanto de curro como de placer. Es algo que me enriquece muchísimo.

Deja un comentario