«

»

Sep 17

¿Por qué os metéis con los nazis?

Yo sé que es una pregunta extraña por la obviedad de la respuesta, pero es que últimamente la he visto y escuchado a mi alrededor unas cuantas veces.

Vamos a recapitular: a mediados de agosto, unos nazis vinculados al MSR se colaron en un edificio de mi barrio propiedad del célebre Gao Ping. Enseguida anunciaron que iban a fundar un “Hogar Social” donde únicamente se iba a dar comida a españoles. Yo añadiría a españoles blancos, porque no me creo que recibieran bien a alguien de otra raza que mostrara su DNI. La estrategia no es nueva ni mucho menos.

Para que no hubiera dudas de por donde iban los tiros, el “Hogar Social” fue bautizado como “Ramiro Ledesma”. El tal Ramiro fue un vecino del barrio, reconocido admirador de Hitler y que en los años 30 fue una de las mentes pensantes de la adaptación del nazismo alemán a las peculiaridades españolas, que produjo como resultado práctico la fundación de las JONS en 1931 junto a Onésimo Redondo. Aquí puedes ver la historia completa. Una de las cosas que acabaron importando del nazismo alemán fue la “Winterhilfswerk”, una organización caritativo-propagandística nazi que se encargaba de proporcionar comida y techo en invierno a aquellos alemanes arios más desfavorecidos. Gran instrumento para reclutar adeptos a la causa y para proporcionar una fachada humana al monstruo. Puedes leer más aquí(en inglés).

Mucho se ha escrito recientemente sobre la ascensión de “Amanecer Dorado” en Grecia, llevada a cabo exáctamente con las mismas técnicas: fomento del odio al extranjero, su dosis de violencia y ración de comida para los blancos pobres. Es por tanto, una estrategia repetida una y otra vez. Detrás de la caridad hay un monstruo que hace 75 años provocó una guerra que duró 6 años y en la que murieron al menos 50 millones de personas.

La aparición en escena de los nazis en España era cuestión de tiempo y creo, por motivos evidentes, que no hay que tomársela a la ligera. Por eso no dejo de alucinar con las oleadas de equidistancia que he visto en prensa y ciertos sectores sociales en los que se equiparaba a los nazis con aquellos que desde el minuto 1 han reaccionado contra su presencia en el barrio. “Una pelea entre radicales, eso es todo”, decían pasando por alto que a los pocos días los nazis empezaron a hacer cosas de nazis (@morganrcu dixit) y los chavales del “Hogar Social” comenzaron a agredir a gente que no les gustaba.

Yo puedo respetar otras ideologías distintas de la mía, pero tengo mis líneas rojas. Yo sé que llamar a alguien “fascista” está casi tan devaluado como llamarlo “filoetarra”, pero es que estos lo son de verdad. “Son nazis, joder, nazis de los de Hitler” es una frase que he tenido que repetir unas cuantas veces estos días a aquellos que no acababan de entender que se les hiciera una oposición tan contundente. Cuando se descubre un cáncer, hay que actuar contra él inmediatamente, porque si lo dejas extenderse quizá ya no puedas extirparlo cuando quieras. Y pocas dudas tengo de que el nazismo es un cáncer social.

Por último, no puedo terminar este post sin mencionar el enfoque de la mayoría de los medios que se han dedicado a vender “Un barrio atrapado por una pelea entre casas okupadas”. Ya se sabe que la realidad no puede estropearte una buena historia, y mucho menos si esa historia tiene buena audiencia. Da igual que los antifas sólo utilicen La Enre para reunirse de vez en cuando. Ese era un centro okupa gestionado por radikales de extrema izquierda y como tal era un peligro. A eso se apuntó la amiga Cifu que ha intentado usar la historia para sumarse un tanto en su carrera hacia la alcaldía de Madrid. Incluso han llegado a presionar a la propiedad para que denuncie a La Enre, cosa que afortunadamente no ha querido hacer.

Ahora que parece cercano el desalojo del “Hogar”, se puede decir que hemos extirpado un tumor, pero reaparecerá. Me consta que entre las paredes del Ramiro Ledesma hay vida inteligente y seguramente serán conscientes de los fallos que han cometido y lo volverán a intentar. Además me cuentan que hoy ha salido en la tele un empresario con un pin de una esvástica que dice que les da un edificio y 400.000€ para dar de comer a españoles. Éramos pocos y parió la abuela…

Share

1 comentario

  1. Pasaba por aquí

    Algunas apreciaciones, desde el respeto y el diálogo:

    En cuanto al supuesto carácter “racista” del proyecto, me consta que a una pareja de portugueses se les dió comida, de hecho se dijo en una conexión en directo con Cuatro

    Ramiro Ledesma no mató a nadie, fue asesinado por milicianos, y su muerte fue lamentada por Durruti y por Ortega y Gasset, el mismo que al ver las barbaries cometidas por socialistas y anarquistas en la II República dijo aquello de “no es esto, no es esto”. El nacionalsindicalismo de primera hora -no la falange posterior al 39- era de largo más obrerista que Podemos y Equo juntos

    la utilización de la palabra policía “nazi”, como la de “etarra”, está ya muy gastada: que las utilicen en La Sexta o en Intereconomía, no quiere decir que engañen a nadie

    El comunismo ha matado a más gente que todos los fascismos del mundo juntos, no lo digo yo, lo dice alguien como Stanley payne, poco o nada sospechoso de fascista… A nadie sensato se le ocurriría pedir la ilegalización del PCPE, por ejemplo, en el 2014, por los crímenes de Pol Pot

    Llevamos con la cantinela del “Que vienen los fascistas” desde Blas Piñar, y esto parece el cuento del lobo: 10.000 votos tuvo el MSR en las últimas europeas, en toda España. Digo yo que si tanto miedo se les tiene, como dicen los votantes de Podemos, será porque algo bueno harán…O no

    Utilizar el símil de un cáncer no es muy sensible, cuando leo en prensa deportiva esa expresión me genera una repugnancia atroz: no por utilizar expresiones gruesas, se consigue llegar al lector

    Por último, y sin ánimo de generar tensión en Tetuán, en la calle Tenerife hay un inmueble ocupado por una banda de dominicanos, y a ningún colectivo de izquierdas se les ha ocurrido criticarles… Se puede -y se debe- ser de izquierdas y atacar a la delincuencia, sobre todo si afecta a vecinos y trabajadores del barrio… El color de la piel no es excusa

Deja un comentario