«

»

May 19

4 años de 15M

Es difícil empezar esto. Y es dificil resumir con palabras lo vivido en estos 4 años. Y aún así, me apetece hacerme algunas preguntas: ¿el 15M fracasó o triunfó? ¿está vivo o muerto? ¿donde está ahora toda esa gente que llenaba las calles?

nobody expects

Desde luego, nadie lo esperaba…


Me temo que este es un típico caso de botella medio llena / medio vacía. Vista la cosa en perspectiva, la aparición del 15M significó el movimiento de protesta política más potente, con diferencia, desde la Transición. Creo que eso está fuera de toda duda. Con todos los fallos que pudiera tener el movimiento, lo cierto es que una generación entera se cuestionó si aquello que se daba por intocable se había quedado ya obsoleto. En mi caso, mi forma de ver la política ha cambiado, creo que para siempre. Y también creo que no soy el único.

Mientras algunos se fijaban más en las biodanzas y en las ceremonias de bendición del maiz que tenían lugar en Sol, había gente asambleada repartida de manera temática y debatiendo sobre las 1.000 cosas que había que cambiar en este país. Más allá de la sensatez o validez de las propuestas, se creó un clima y un grupo de gente dispuestos a protagonizar un cambio político sin el cual sería impensable un Podemos, las candidaturas de unidad popular o el cisma de IU, dividida desde hace 4 años entre los que entendieron qué quería esa gente en las plazas y cual era el momento histórico que se abría (con Anguita y Alberto Garzón a la cabeza) y otro sector que los vió como un enemigo por su impureza ideológica. Bueno, por eso y por la posibilidad de perder sus privilegios.

Además, gracias al clima 15M, el PPSOE tuvo que hacer algunas concesiones, generalmente de cara a la galería, como el engendro de la ley de transparencia o la pequeña modificación de la ley hipotecaria que obligaba a los bancos a pagar un poco más para quedarse con el piso en caso de impago. Si no recuerdo mal, se subió del 50% al 60% de su valor de tasación.

No es ningún secreto que hay destacados quincemayistas integrados en Podemos. No tanto en la cúpula (me gustaría saber las asambleas que se han tragado Iglesias y Errejón), como en los niveles intermedios (Pablo Soto, Guillermo Zapata…). Es fácil reconocer el músculo 15mayista en las campañas de RRSS de Podemos y Ahora Madrid. 4 años después Sigo sin tener mucha fe en los partidos políticos, en la política institucional, pero lo cierto es que hay gobiernos y ayuntamientos que me siguen resultando más hostiles que otros. Ahora echad la vista atrás a 2004. Recordad a un gobierno que mintió sobre un horrible atentado para obtener beneficios electorales. ¿Cuanta gente votó a ZP con la nariz tapada para echarlos? A mí por lo menos, aquel clima político me resultaba bastante más opresivo que el de ahora. El 1er mes del 15M desprendía tanta energía que creíamos de verdad que podíamos cambiar el mundo. Bueno, ya se vió que no pudimos, pero si que abrimos un proceso de cambio en la política española cuya profundidad y duración aún está por ver.

He dicho antes que sigo sin tener mucha fe en los partidos. Y una de las cosas que más me atrapó del 15M fue el comprobar la cantidad de política que se puede hacer fuera de las instituciones. Los anarquistas que lean esto sonreirán y pensarán “pues sí que has tardado en darte cuenta”. Más vale tarde que nunca. Parar un desahucio es hacer política. Okupar un edificio vacío propiedad de un banco y cederlo a familias desahuciadas es hacer política. La iniciativa “15MPaRato” que busca meter en la cárcel a la cúpula de Bankia hace política. Bueno este último frente es más institucional, pero he dicho 1.000 veces que es un suicidio fiarlo todo al frente electoral. Lo institucional es una herramienta más, pero no LA HERRAMIENTA.

Con diferencia, la vertiente del 15M que me ha proporcionado las alegrías y decepciones más fuertes son las asambleas de barrio, donde se ha desarrollado el 90% de mi actividad 15mayista. 4 años después, la Asamblea de Tetuán sigue viva, con poca asistencia pero viva, generando y apoyando actividades como pasacalles navideños, festivales multiculturales y “spin-offs” tan interesantes como El Banco De Alimentos o la iniciativa “Invisibles De Tetuán“. Nunca me he considerado a mí mismo un activista. Esa palabra me queda grande. Pero sin embargo si he apoyado muchas veces a la Asamblea y sus “spin-offs”, normalmente desde el terreno de la comunicación en red (blogs, RRSS, streaming de acciones, montaje de vídeos…). Llevo algún tiempo un poco desligado de ella por puro agotamiento. Si quiero dedicarle algo de tiempo a mi pareja y amigos cuando no estoy currando, y encima quiero descansar, me tengo que alejar un poco. Aún así siempre hay colaboraciones puntuales en momentos importantes 😉

Hablaba un poco más arriba de alegrías y decepciones. Desahucios parados, movilizaciones contra la privatización del agua (Ladis, no te olvidamos), manis de barrio en colaboración con plataformas vecinales e incluso un partido político que renunció a sus siglas en las pancartas (estaba claro que lo de Mauricio Valiente era la Unidad Popular), un montón de actividades en la calle y en La Enre… en definitiva, sentirme orgulloso de la red de solidaridad vecinal, sin distinción de razas ni procedencias que se ha creado en mi barrio. He conocido a una gente maravillosa y hemos luchado por nuestros derechos. En el terreno de las decepciones, sin duda la más fuerte fue el salvaje derribo de Ofelia Nieto 29. Sin estar allí presente, me tuvo varios días tocado de moral y durmiendo mal. Siempre digo que tenemos tendencia a irnos a lo “macro”, a la alta política, pero si miramos a lo “micro”, hay un montón de acciones y plataformas que organizar a nivel de barrio.

En fin, pues buen tocho ha quedado. Como verás, volviendo a las preguntas iniciales, he contestado a algunas de manera bastante directa. Sigo sin tener una respuesta evidente para saber donde están todos aquellos que se movilizaron en la primavera-verano de 2011. Quizá simplemente estén agotados y tomándose un respiro, como yo, que sigo viendo la botella medio llena, incluso un poquito más… 😉

Ya sabéis: vamos despacio porque vamos lejos.

despacio_lejos

Share

1 comentario

  1. MojkaKojonera (@mojkakojonera)

    Algunos estamos en casa, haciendo la guerra por nuestra cuenta y esperando que las buenas intenciones se conviertan en algo más que manifestaciones, retuits y megustas, deseando ese cambio que nadie sabe si llegaremos a ver.

    No tengo ninguna duda que el movimiento 15M supuso una patada en el culo de mucha gente que estaba disfrutando cómodamente de su zona de confort, apoltronada y también resignada a su suerte, como si ya todo diera igual. También tengo claro que la esencia del 15M, las asambleas, son su mayor virtud y su mayor defecto. No he asistido a ninguna ni creo que lo haga en el futuro porque me agobian esas discusiones interminables donde cada cual expone todo lo que se le ocurre, tenga o no que ver con el tema a tratar, donde todo el mundo tiene voz y voto. No digo que esté mal pero considero que es lentísima a la hora de llegar a acuerdos y tomar decisiones.

    Ahora estamos en otro momento, ya hay estructuras políticas más o menos organizadas y gente capaz que ha decidido dar un paso al frente para que les sigan aquellos que quieran creer que todavía podemos cambiar algo esta sociedad en la que nos ha tocado vivir. Me temo que no sea suficiente, hay mucho borreguismo político, demasiada gente que vota por inercia, por desidia, quizá por desconocimiento.

    Llevo décadas preguntándome a quién votan los parados, los funcionarios, los pensionistas, los currantes y no encuentro la respuesta, no existe conciencia de clase, no saben lo que son, ni quieren saberlo. El domingo veremos si se cumplen mis pronósticos en Madrid (PP+C’s) para demostrar que lo que vivimos hace 4 años y que pudo haber sido el inicio de una verdadera revolución, se quedó en un espejismo, que todo sigue igual. Y mira que me gustaría equivocarme…

Deja un comentario